Ir al inicio

Impresionante falta de diversidad racial

Sara Gervais is an Associate Professor in the Department of Sociology at the University of Nebraska-Lincoln as well as Director of the Subtle Prejudice Lab.

Sara Gervais is an Associate Professor in the Department of Sociology at the University of Nebraska-Lincoln as well as Director of the Subtle Prejudice Lab.

La escasa diversidad racial en las portadas de una revista como Playboy, y en los medios de comunicación en general, es un factor que podría contribuir a la insatisfacción de las mujeres de color con su propio cuerpo, afirmó la sicóloga Sarah Gervais.

Ella se refiere al hecho de que de las 735 ediciones mensuales que ha publicado Playboy en Estados Unidos, solo presentó en su portada a mujeres negras en 14 ocasiones.

“Sabemos que tanto en los EEUU como alrededor del mundo, los ideales de la belleza en los medios de comunicación visuales sugieren que las mujeres más atractivas son jóvenes, muy delgadas con grandes senos, blancas o de piel clara, y frecuentemente rubias”, apunta Gervais, profesora asociada del Departamento de Sicología de la Universidad Lincoln-Nebraska y especialista en temas de deshumanización de la mujer, prejuicio y acoso sexual.

Gervais, directora del Subtle Prejudice Lab (Laboratorio del Prejuicio Sutil) de la misma universidad, analizó los resultados de la investigación que hizo Univisión, sobre las mujeres que aparecieron en las portadas de la icónica revista fundada por Hugh Hefner en 1953. Este es un extracto de la entrevista:

Dada su experiencia, según los datos que le hemos mostrado, ¿Cuál es la conclusión que más le llama la atención?

Es un estudio fascinante. Me impresionó mucho la falta de diversidad racial o étnica en las portadas de la revista Playboy, pero no me sorprendió por completo. Sabemos que tanto en los EEUU como en el mundo entero, los ideales de la belleza en los medios de comunicación visuales sugieren que las mujeres más atractivas son jóvenes, muy delgadas con enormes senos, blancas o claras de tez, y frecuentemente rubias. Aún cuando las mujeres que son de minorías raciales y étnicas aparecen representadas en los medios de comunicación, frecuentemente les blanquean la piel usando Photoshop. También existen estudios que sugieren que, cuando las mujeres de color aparecen de manera resaltada en los medios de comunicación, frecuentemente son representadas como exóticas (mujeres afroamericanas vestidas de tela que simula la piel del leopardo, por ejemplo). También encontré que el aumento en la edad es interesante. Esto va en contra del ideal de juventud, pero pienso si las mujeres relativamente mayores, favorecidas en las portadas, también serían de las más famosas (de manera que la fama, en vez de la edad, estaría motivando estas portadas). La cirugía plástica permite que mujeres relativamente mayores sigan luciendo bastante jóvenes.

¿Evidencia exclusión racial o desigualdad el hecho de que sean de tez negra sólo el 1,8% de las mujeres que aparecieron en la portada de la revista durante 62 años?

Los negros constituyen aproximadamente el 13% de la población, así que el hecho de que sólo el 2% de las portadas muestren a mujeres negras sugiere que sí están sub-representadas.

¿Cómo pueden los estándares de belleza “normativos”, tales como éste, ayudar a explicar la forma en que el asunto de raza funciona en los Estados Unidos?

Los estándares de belleza normativos frecuentemente brindan reglas implícitas, sin estar escritas, sobre lo que significa ser una mujer atractiva en nuestra cultura. El que estos estándares frecuentemente se fundamenten en la piel blanca o la tez clara, podría servir para transmitir el mensaje de que las personas que no son blancas son menos atractivas (¡por supuesto yo no creo esto personalmente!). No obstante, existen notables excepciones a estos mensajes culturales, tales como la presentación de Beyoncé y Lupita Nyong’o como mujeres extraordinariamente atractivas. Sin embargo, ¡nos queda un largo trecho que recorrer!

¿Piensa usted que esta sub-representación de las mujeres de color en una revista erótica tal como Playboy revela el comportamiento general de los medios de comunicación en los Estados Unidos? ¿Afecta la manera en que los blancos miran a las mujeres de color?

Muchísimos estudios demuestran que exponer a las mujeres a los medios de comunicación (por ejemplo, las modelos de alta costura o de medios eróticos) las hace sentirse menos satisfechas con sus propios cuerpos. Me imagino que esto afecta no sólo la manera en que las mujeres blancas miran a las mujeres de color, sino también la forma en que las mujeres de color se miran a sí mismas. Puede ser que la falta de representación de las minorías raciales-étnicas contribuya a la insatisfacción con su propio cuerpo en estas poblaciones, lo cual podría estar relacionado con esfuerzos para adaptarse al ideal de ser delgada y blanca (por ejemplo, alisarse el cabello, teñirse de rubia, etc.).

¿Encuentra una razón cultural o política por la cual la revista fuese más diversa -en cuanto al color del cabello, por ejemplo- en las décadas del 60 y del 70?

Es posible que, como otros aspectos de la cultura, la revista fue influida por los movimientos de derechos civiles y de la mujer que estaban promoviendo más igualdad racial y de género.

¿Piensa usted que Playboy de cierta manera fue un manifiesto político? O sea, al tratar de cambiar la manera en que la sociedad miraba la sexualidad femenina en los Estados Unidos, o al transformar en símbolo sexual a la chica de la casa de al lado.

Playboy les presenta a sus lectores y a la sociedad, de manera más general, un cuadro en que los atributos más importantes de las mujeres son su belleza y su atractivo sexual por encima de su intelecto, su potencial de liderazgo y su personalidad. Desafortunadamente, el hecho de que Playboy ya no incluirá fotos al desnudo probablemente no remediará este fenómeno cultural. Los consumidores ya no necesitan comprar Playboy para mirar tales imágenes de mujeres, que están disponibles a la punta de sus dedos mediante computadoras, tabletas y teléfonos inteligentes. De hecho, mientras que en el pasado los consumidores tenían que salir a buscar tales medios (por ejemplo, comprar Playboy o Hustler), en este momento, es imposible evitarlos. Tales medios, representando a las mujeres como objetos sexuales, forman parte de la corriente prevaleciente.

¿Piensa usted que los estándares de belleza y sensualidad impuestos por Playboy fueron establecidos principalmente por hombres, quienes estaban tras la conceptualización, el lente y la estrategia?

Sí, eso es a lo que los investigadores feministas se refieren como la “mirada varonil”. Desafortunadamente, con frecuencia las mujeres también “se dejan vender” estos estándares de belleza. De hecho, en mis investigaciones que trazan el movimiento de los ojos, hallamos que tanto los hombres como las mujeres muestran la mirada de objetivación hacia las mujeres atractivas.

¿Es posible definir cómo esta objetivación de las mujeres por parte de Playboy durante la segunda mitad del siglo XX afectó la vida de la mujer normal y corriente en su hogar?

Las mujeres ya no son representadas como pasivas amas de casa en los medios de comunicación, sino como activas agentes sexuales que se encuentran supuestamente apoderadas por su propia objetivación sexual. Aunque a diferencia del pasado, esto sigue siendo muy problemático porque restringe a las mujeres de maneras considerable. Existen otras marcas que intentan representar a las mujeres de forma má diversa y realística, y más empoderadas, tales como la campaña de Dove en pro de la verdadera belleza.